Quienes somos


En Cerdà-Abogados entendemos el ejercicio de la abogacía desde la perspectiva del total compromiso con el cliente. Desde 2010 ofrecemos servicios jurídicos de calidad. Joan Cerdà Subirachs es el director del despacho y coordina un cualificado equipo de colaboradores.

Aportamos soluciones jurídicas a los problemas y consejos jurídicos para establecer los marcos más adecuados en la cada vez más compleja sociedad actual.

Creemos firmemente en los acuerdos, pero también sabemos que a veces son imposibles y entonces se necesitan acciones legales enérgicas.

PROFESIONALIDAD.


La formación continuada y el trabajo constante son dos de las señas de identidad de nuestros profesionales y colaboradores.

Sabemos que nuestro trabajo y dedicación constituye una variable más en situaciones complejas, y por eso Informamos siempre los riesgos y las posibilidades de éxito del encargo recibido del cliente.

COMUNICACIÓN CON EL CLIENTE


Los clientes que nos confían sus asuntos están permanente informados de las actuaciones y disponen de línea directa con el profesional que atiende su asunto.

COSTES MÍNIMOS


- Nuestras tarifas son claras y transparentes. No hay dos casos ni dos clientes iguales, por lo que nuestras tarifas se establecen para cada asunto, con un presupuesto gratuito hecho a medida.

Estamos convencidos de que un servicio jurídico de calidad no siempre es el más económico, pero si con el que se defienden mejor los intereses del cliente. Y que, a veces, la mejor solución es también la más económica para el cliente; por eso agotamos siempre las posibilidad de negociar y conciliar antes de iniciar un procedimiento judicial.

COMPROMISO


Nuestro objetivo es la total satisfacción del cliente con nuestros servicios.
Desde que recibimos un encargo, hacemos nuestros los problemas, objetivos e inquietudes del cliente; es nuestra manera de entender la abogacía.

CONFIDENCIALIDAD


La confianza que deposite con nosotros a nuestros clientes tiene su lógico retorno con la absoluta confidencialidad sobre sus asuntos, en el marco de las normas deontológicas de la abogacía.